Blogia
tourette

hasta que reviente

hasta que reviente

Últimamente me da la impresión de que la gente que me rodea se preocupa por mí.

Sobre todo, se lo noto a las mujeres. Todavía no entiendo porqué suelen pretender evitar que me haga tanto daño como quiera. Como si mereciera la pena. Como si pudieran...

La última, una amiga cortando una frase al hablar sobre cómo cortarse las venas bien.
Suicidio: en el pueblo de mi abuela lo llaman "la palabra que no se dice", como si no mencionarla pudiera evitar que alguna recién casada se tirara al canal de cabeza.
Como si pudiéramos tentar a la muerte con palabras, y no con hechos.

Sólo sonreí, sin saber cómo explicarla que yo no podría matarme de golpe aunque quisiera.
Que soy un superviviente me lo han dicho muchas veces, y hasta ahora no he empezado a comprender realmente lo que eso significa.

El que sobrevive es el que se encuentra de pronto caminando solo entre las ruinas.

Como todos aquellos que salieron de los campos de concentración nazis, sintiéndose culpables y jurando que ojalá hubieran muerto con los demás.
Y puede que tengan razón, pero aunque volvieran a vivirlo seguirían sin poder hacer otra cosa.

Viktor Frankl
sobrevivió, y dejó escrito que sobrevivía quien tenía una actitud pro-activa.
Esa palabra ahora la utilizan los soplapollas de Recursos Humanos, sin tener ni puta idea de lo que significa (lo que quiere decir que la han incorporado a su vocabulario, porque no tienen ni puta idea de lo que significa nada de lo que dicen).
Frankl decía que, a corto plazo, los más fuertes sobrevivían al horror; pero a la larga ni siquiera eso era suficiente. Quien de verdad vivía para contarlo era quien tenía algún motivo para salir adelante.

Yo tengo los míos, que me impedirían acabar con mi vida aunque tuviera el valor de hacerlo. Nunca he considerado el suicidio una cobardía: más bien una canallada, una suerte de asesinato "por poderes" para vengarse de alguien que seguramente no se lo merece.
¿Habéis leído alguna vez una nota de suicidio? Son patéticas, dan más asco que lástima (al menos a mí). Francamente, con lo jodido que está el mundo, al cabrón que se quiera quitar de en medio no deberíamos ni mirarle.


A pesar de pensar así (o precisamente por eso), creo que seguiré viendo de vez en cuando las mismas miradas, escuchando los mismos reproches que cada vez me joden más y me importan menos.
Como si no fuera yo el que se busca todos sus problemas. Como si "hasta que reviente" no fuera una respuesta lo bastante clara.

Y mirándolo por el lado malo, tampoco pasa nada. Porque si reventara, lo primero que haría sería volverme a levantar y seguir adelante.

Porque no puedo hacer otra cosa

La imágen es un lienzo de Alenza que está en el Museo Romántico de Madrid. Aunque no se aprecie bien por la resolución, es bastante cómica.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Adrián -

La verdad que tenes buena autoestima, a mi me pasa todo lo contrario, pienso que la gente no se preocupa por mi,, nose sila gente que nos rodea piensa que es solo algo estetico,, pero la verdad, yo havveces lo sufro mucho, y eso que de mi vida casi no me puedo quejar"" tengo todo no me falta nada "", pero si tengo todo , de algo me quejo y es que haveces me siento un poco solo con lo que me pasa"" pero no hay otra,, hay que adaptarse a la vida que nos toco vivir, o apdrender a sobrellevarla...
si quieren escribirme gente con tourette,,,, adrian_lanus@hotmail.om binevenidos sean !!!!

nennella -

Aunque te quiebre la vida,
aunque te muerda un dolor,
no esperes nunca una ayuda,
ni una mano, ni un favor.

Morgana -

Más vale reventar un día habiendo hecho y dado todo lo que podíamos, que tirar la toalla antes de dar lo máximo por miedo. Es normal que la gente se preocupe por tí ( respecto a lo de las mujeres... es más habitual que nosotras nos comamos más el tarro por ver a los demás "perjudicados"), pero aunque te joda, es preferible que se preocupen, si no lo hicieran significaría que les importan tres pepinos tú y tus circunstancias.

Por cierto, las notas de suicidio siempre he sido de la opinión de que sólo sirven para dejar todavía más hecho polvo a los destinatarios... si en un momento determinado piensas que haces un favor desapareciendo del mapa, mejor digas nada.

Isthar -

No sabes cómo te comprendo. llegado un momento he aprendido que nadie ha de preocuparse por mí, lo repito hasta la saciedad, porque si algo he aprendido en esta vida es que soy una superviviente nata, que haga lo que haga tengo una fuerza que me permite seguir adelante aun cuando tengo ganas de rendirme. Así que no importa todo lo que la vida pueda hacerme para tirarme, yo siempre volveré a levantarme, lo llevo tatuado por instinto.

aiyana -

Yo siempre he tenido la sensación de que la gente se preocupa en exceso por mi y por mi vida, y siempre me ha fastidiado, porque me he acostumbrado a esa sensación que en ocasiones me ha convertido en una persona dependiente

Wen -

A veces no es que los demás se preocupen por ti, aunque sí lo hacen, todo el tiempo (por mucho que eso de alguna extraña manera pudiera joderte). A veces es que a los demás les duele que no te preocupes tú por ellos. Aunque sólo es mi opinión y te la mando con todo mi cariño.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres